El restaurante tiene aproximadamente unos 300 metros cuadrados, divididos en varias estancias. Cuenta con una capacidad en su interior máxima total de unos 200 comensales aproximados. Destacan la zona del bar, un comedor principal y otro salón privado. El resto de estancias son los pasillos al lado de las “ventanillas” del callejón de la plaza de Toros, que comunican unas estancias con otras. Dichos pasillos a modo de abuhardillados con vigas de madera están decorados con imágenes relacionadas con el mundo del toreo.